Carxofa Mutant

El blog d'Ivan (versión beta-cutre)

Los movimientos juveniles no son (solo) de cadera

Bueno, parece ser que un tiempo después de la última entrada voy a retomar el blog, una de las razones por las que empecé esta bitácora hace un tiempo era porque escribir lo que a uno le ronda la cabeza sirve mucho para organizarse las ideas, pera reflexionar en voz alta, la manera más fácil de ordenar pensamientos para algunos de nosotros, los bocachancla.

El caso es que en su momento dediqué unos pensamientos a los adolescentes etilizados de Pozuelo de Alarcón, en principio la noticia, en mi opinión, no merecía ser portada de tantos noticiarios, no es ni mucho menos desdeñable la cantidad de sucesos similares que ocurren cada fin de semana en nuestro país en el que la calle es bulliciosa y el alcohol barato y abundante. No merecía por tanto tanta repercusión, si hasta la fecha no la había tenido ningún suceso similar. Quizá la magnitud del acontecimiento y la variedad de material documental recogido por las cámaras de teléfonos móviles, lo podían convertir en noticia, quizá fuera la ausencia de otras noticias o el nivel socioeconómico de los involucrados, no sé, desconozco en profundidad las teorías referentes a factores noticiosos, eso se lo dejo a los señores Galtung y Ruge y por tanto no seré yo el que de clases magistrales de periodismo.

La ‘cosa’ saltó, en definitiva, a los medios y los magazines matinales dedicaban sus horas a repetir de uno u otro modo esa frase tan vieja como los que la pronuncian que es que la juventud está perdida. Sociólogos, psicólogos y de más estudiosos, o no, se sacaban un sobresueldo explicando que si el fin del mundo iba a llegar de manos de estos degenerados mancebos, que si sus hígados enfermos de alcohol iban a salir de sus cuerpos para lanzar piedras a los policías mientras lo graban con el teléfono móvil, que si uy, uy, uy, que si madre del amor hermoso, que si los profesores, padres y la responsabilidad, bla, bla, bla... Llenaban como sus nóminas requieren minutos de televisión y yo como espectador activo (aunque solo sea un poco) no podía evitar sentirme cada vez más alejado de estos vetustos planteamientos. Quizá por un Síndrome de Peter Pan cada vez se iba cultivando en mí un mayor acercamiento hacia esos chavales que con dudosos valores, o valores de vuelta de todo, hacían su particular mayo del 68.

Del mismo modo que desconozco las teorías de la comunicación, desconozco la filosofía del derecho, pero digo yo que si las leyes prohíben algo que es una práctica habitual de los ciudadanos es del todo probable que o bien estos ciudadanos desoigan lo que la ley proponga o se revelen contra la misma, y hablo aquí del botellón como podría hablar de la piratería contra el copyright.

Pues andaba yo idealizando a estos jovenzuelos intrépidos cuando llega a mis manos un artículo que habla de ‘4chan.com’, para los que no lo conozcan y no quieran leer el artículo que recomiendo, os explicaré rapidamente que es una web en la que entre otras muchas cosas millones de adolescentes vierten sus chistes, inquietudes y tonterias, y donde algunos de sus miembros han coordinado acciones como el ‘youtube porn day’ inundando esta web con pornografía, boicotearon unas votaciones de la revista TIME o asaltaron el correo electrónico de la entonces candidata a vicepresidenta de EE.UU Sarah Palin. Entiendo que estas acciones no son gamberradas de unos chiquillos y que son verdaderos actos políticos. Ahora siento admiración por esa masa adolescente que no esta tan perdida como algunos quieren creer, igual porque sienten la amenaza de alguien más listo que tú te pueda quitar el trabajo, la novia o la dignidad.

Leo en el Levante del 3 de Octubre, la noticia de que unos vándalos se ensañan contra unas esculturas de Ripollés que hay situadas en el paseo del Puerto de la ciudad de Alicante, llegando incluso a arrojar una al mar, y no puedo evitar pensar que han sido unos jóvenes gamberrillos muy fuertes, ya que algunas de las esculturas pesaban la friolera de 800kg, o quizá un montón de jóvenes gamberrillos menos fuertes, pero jóvenes seguro.
Y me asalta el pensamiento de que no solo esta juventud perdida y encontrada tiene ideas políticas y que son capaces de ponerlas en práctica, sino que además tienen gusto y criterio estético.

Tiemblen señores, porque no están tan perdidos, intenten a toda costa que no accedan a una educación digna, boicoteen su entrada en universidades y métanles un buen montón de leyes HADOPI para que no accedan a la cultura, cubranse las espaldas con leyes Alfano y jamás les miren a los ojos con compasión, a lo mejor se convierten en piedra. Porque quizá ellos algún día ganen premios Nobel, o quizá los concedan y ellos jamás darán un premio Nobel de la Paz a la cabeza del estado con mayor fuerza militar de todo este planeta azul.
Si ya lo decía Rubén Darío:

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Hasta la próxima.

Estadística hasta el 2008

Estadísticas flipantes hasta el 2008 para la primera entrada del 2009.

Esta xulo.


Circular Painting from Fly on the Wall on Vimeo.

Mola lo de la ballena, no?

mes info: FLY ON THE WALL

PROCRASTINATION

Procrastination is writing this entry in this blog.

Aparells D'Aparador amb A de Apple

Molts som els que ens sentim atrets pels atractius de Apple. Però quan uses un d'aqueixos aparells de la gran poma et preguntes, dista tant de qualsevol aparell de qualsevol altra marca? Sí són molt bonics, però té alguna cosa més a banda de un bon diseny?
Aquest vídeo és una menuda (i divertida) crítica a la política d'aparador de Apple. Espere enrabietar als fans incondicionals de la marca.



Big Buck Bunny

Un cortometraje hecho con herramientas OPEN SOURCE, una iniciativa de puta madre, como lo fue en su día Elephants Dream, el corto es muy divertido y publicado bajo licencia Creative Commons, me flipan este tipo de iniciativas y las aplaudo.


Big Buck Bunny from Blender Foundation on Vimeo.

Es muy grande y está que se sale... XD

Adeu.

La paella

Llevaba tiempo sin verter una de mis sandeces en este blog que nació con el único propósito de soportar mis disertaciones. Hoy le toca a la paella. (Si se es guiri pronúnciese "paela" o "payeya")

Como todos sabéis se trata de un guiso típicamente valenciano cuya base es el arroz. Se guisa con carne y/o pescado y/o marisco y/o verduras. Hasta ahí todos de acuerdo.

Cito de la RAE: La metonimia es un "tropo que consiste en designar algo con el nombre de otra cosa tomando el efecto por la causa o viceversa, el autor por sus obras, el signo por la cosa significada, etc.; p. ej., las canas por la vejez; leer a Virgilio, por leer las obras de Virgilio; el laurel por la gloria..." Hay un tipo de metonimia en la que se nombra al contenido a través del continente, por ejemplo cuando decimos que vamos a fumar una pipa, realmente no vamos a fumarnos la pipa sino el contenido de la misma, el tabaco. Con el nombre del guiso que nos ocupa pasó exactamente lo mismo, el contenido, el arroz y demás, paso a llamarse como el continente, la paella en valenciano o sartén en castellano. Para muchos esto que acabo de explicar es evidente pero es que me molesta bastante cuando alguien pide una paellera para cocinar una paella. Una paellera, cito (y traduzco libremente) ahora del IEC, es en una de sus acepciones una persona que guisa muy bien la paella y, en otra, persona que le gusta mucho comerla, también es sinónimo de Paellaire que es el que las fabrica (lástima que la RAE no lo vea así).

En general se tiende a clasificar los tipos de paellas por el contenido, de carne, de pescado o mixta. La mixta es como comer sushi con cerdo agridulce, ni casan los sabores ni casan los países ni nada. Creo que esta clasificación no es muy adecuada pues podríamos entrar en un bucle de subclasificaciones absurdo: de pescado y verduras, de pescado con marisco y verduras, de pescado sin marisco con una verdura de temporada... absurdo.

En cambio si ha de hacerse una clasificación esta sería adecuado hacerla al respecto de como se prepara la paella ya que hay dos maneras de prepararla, ambas igual de profesionales, aunque los más puretas preferirán la primera, la hervida, y los que tengan mas prisa la sofregida (sofrita). Por cierto, respecto a si cocinarla con leña o con gas, que cada uno use lo que tenga a mano, con gas el fuego es más fácil de controlar (ideal para novatos) con leña parece que la paella sea más importante, el ritual del fuego y eso...

Como decía la paella hervida se hace sofriendo los ingredientes agregando el agua para hacer un caldo sustancioso y finalmente agregando el arroz, el principal inconveniente de esta paella es el tiempo que se tarda en prepararla y hacer un buen cálculo del agua para que el arroz se quede bien cocido sin pasarse. Yo soy más partidario de la paella rápida o sofrita: en esta se sofríen los ingredientes y también el arroz, una vez el arroz está bien empapado con los jugos y aceites se vierte la cantidad justa de agua y a poner la mesa mientras se cuece.

Vamos al peliagudo tema del contenido. Hay valencianotes de pro que se vuelven auténticos puristas cuando se habla de los ingredientes que debe tener una paella, se vuelven ariscos y se ponen a recordar los ingredientes que le ponen sus abuelas a las paellas sin aceptar ni un ingrediente más ni un ingrediente menos. Es una actitud estúpida pues hay tantas paellas como cocineros. Es comprensible, aunque no defendible, de donde proviene esa ortodoxia paellil, ya que son muchos los que han comido una paella en Madrid, por ejemplo, y se han hecho cruces al ver que entre sus ingredientes estaba el chorizo, lo cual es simple y llanamente una lástima culinaria. A esta gente, por cierto, hay que contestarles "Aún te pasa poco por comerte una paella en Madrid".

No creo, como digo, que sea una barbaridad o una ofensa, sino más bien una lástima. Y me explico, preparamos un guiso con carne de pollo y conejo, con verduritas frescas, lo preparamos todo con esmero y mimo, pero le añadimos un chorizo de cantimpalo, con su buena dosis de especias, de pimentón picante, cuando nos echemos a la boca una cucharada de esa paella solo va a tener sabor de chorizo de cantimpalo. No se va a notar ni la verdura ni el pollo ni el conejo, bien podríamos haber cocinado el arroz con el chorizo solo. Lo mismo pasaría si le pusiéramos ajo o cebolla. Son sabores muy fuertes que matan la variedad de aromas que pueda tener una paella y estoy convencido que esa es la clave de la paella, la variedad en sus aromas y en sus texturas. El juego que supone enfrentarse a un plato de arroz y no saber donde poner la primera cucharada.

Por eso tampoco soy muy amigo del romero o el limón en la paella. Si está bien de sal y el arroz ha quedado al punto cualquier condimento sobra. Diría que lo importante de la paella es que ninguno de sus ingredientes destaque por encima de los demás. Si el caldo resultante de estos ingredientes es sabroso resultará a su vez en una paella sabrosa. La paella más típica (la preferida de los valencianos, parafraseando a la marca de arroz) es la de pollo y conejo. La de marisco a mi personalmente no me va nada, mejor un arroz a banda o un arroz negro. En L'Alcudia, de donde provienen mis padres (y el famoso Galbis también), he tenido el gusto de comer las mejores paellas de la mano de mis familiares. Algún ortodoxo, que no ve más alla de su pueblo, de su abuela o de su ombligo, se sorprendería al ver una paella con albondigas, pimiento, caracoles y/o costillita de cerdo, a mi todos estos ingredientes me chiflan. Me encanta el color oscuro de la paella con alcachofa pero sin duda el ingrediente estrella de la paella es ni más ni menos que el GARROFÓ, una habichuela grande y plana que hace las delicias de pequeños y grandes.

La paella es barata y variopinta y sirva la anecdota para cerrar esta entrada de que durante la postguerra se hizo paella con carne de rata (de las gordas de campo) o con carne de paloma (criada en casa). Os dejo un video de la autentica paella rusa y una amenaza: cualquier día me pongo con el allipebre.